Artrosis, qué es y cómo tratar sus síntomas

La artrosis es una enfermedad degenerativa que afecta al cartílago de las articulaciones. Este protege los extremos del hueso para evitar el roce y deterioro por el movimiento. Cuando aparecen los síntomas de desgaste articular hay dolor y puede apreciarse una deformación en la articulación. A causa de la disminución de la protección ósea puede existir impedimento para realizar tareas habituales.

¿Qué es la artrosis?

El desgaste del cartílago es lo que produce la enfermedad llamada “artrosis”. Este envejecimiento del tejido es producido por la edad, la realización de actividades repetitivas y por factores orgánicos.

Siempre existe una mezcla de causas pero un punto muy importante es la presión articular. Cuando se realiza mucha presión sucesiva en una articulación con el tiempo hay pérdida de grosor del cartílago, esto puede derivar en fisuras y aumento de la capacidad de protección articular.

En muchas ocasiones aparece en personas que han tenido un trabajo con movimiento muy repetitivo manual.

Además, existen condicionantes genéticos que hacen que haya una pérdida mayor de los componentes del cartílago como es el colágeno y ácido hialurónico (proteínas y proteoglicanos) para que avance la enfermedad.

Síntomas de artrosis

Las primeras molestias suelen ser dolor en una articulación, crujidos y molestias al realizar movimientos. Estos suelen pasarse por alto ya que al principio son leves y pasajeros. Pero a medida que pasa el tiempo, y el deterioro es progresivo hay un aumento del dolor, limitación para moverte, y los crujidos son más habituales. Además es posible que aparezca derrame articular, rigidez y que la articulación se deforme.

síntomas de artrosisUna vez que la enfermedad tiene cierto avance el dolor es el síntoma que más preocupa a los pacientes. Este hace difícil convivir con la artrosis cada día. La primera vez que aparece dolor fuerte suele ser cuando hay un esfuerzo más intenso del habitual. Si hay un descanso de la articulación este desaparece. Una vez que el cartílago está dañado bastante el dolor permanece en movimiento y en reposo.

Las molestias y el malestar en las articulaciones pueden aparecer y desaparecer en diferentes periodos de tiempo sin causas aparentes. Algunas pacientes artrósicos se sienten desorientados por este ir y venir de la enfermedad sin previo aviso.

Tipos de artrosis

Según la zona que está afectada podemos diferencias diferentes tipos de enfermedad:

  • Artrosis de rodilla
  • Cervical
  • De cadera
  • Lumbar
  • Que aparece en las manos.
  • Hombro

Tiene tantas variantes y afecta a partes de todo el cuerpo donde hay cartílago. Y la incidencia es muy alta en la población. Cerca de un 40% la padece en mayor o menor grado aunque son las mujeres las que mayor probabilidad tienen de padecerla.

La artrosis de manos es la más común en personas de más de 50 años, luego está la de pies y la artrosis de rodilla se sitúa muy por debajo aunque es de las que más se habla junto con la de cadera.

A continuación vamos a describir cada una de ellas:

Artrosis de rodilla

El desgaste del cartílago afecta a la rodilla, a su parte frontal e interna. Cuando se dobla la pierna o hay un intento de caminar aparece dolor. Si continúa el avance de la enfermedad los síntomas dolor intenso, cojera, etc. También es posible sentir crujidos en la articulación. La artrosis de rodilla incapacita al paciente en muchas actividades cuando está avanzada.

Cadera

Los síntomas suelen aparecer en el muslo interno y en las ingles. En ocasiones puede reflejarse hacia otras zonas como las rodillas. El dolor es percibido con frecuencia en la cama, por la noche, debido a la posición. La artrosis de cadera impide caminar, doblar las piernas y realizar movimientos con las extremidades. Es común su incidencia en personas que han realizado trabajos físicos durante toda su vida laboral.

Artrosis en las manos

Las mujeres tienen una mayor probabilidad de padecerla y tiene un gran peso las causas genéticas. Hay mucho más dolor al principio de la enfermedad. Al principio aparece en una articulación para extenderse a la mano completa. A medida que evoluciona la artrosis en las manos se forman nódulos y es posible ver deformación, dedos torcidos y falanges gruesas. Generalmente los síntomas dolorosos remiten o disminuyen con el tiempo.

Cervical

Los síntomas más comunes es rigidez en la parte superior de la espalda. Hay un estancamiento de las vértebras cervicales. Este tipo de artrosis puede aparecer tanto en la parte alta como baja de la espalda. Si es inferior recibe el nombre de artrosis lumbar. Puede denominarse como “artrosis cervical” o de “columna” ya que afecta a la columna vertebral y las partes que la componen.

Puede desarrollarse en cualquier zona pero las más comunes son la parte lumbar o en las cervicales superiores, zona del cuello al desgaste mayor que tienen estas partes.

En ocasiones el dolor aparece al coger peso, realizar movimientos mecánicos y repetitivos o cuando hay cambios en el clima. Muchas veces no muestra síntomas, es asintomática y el diagnóstico es realizado cuando es descubierta en una radiografía por otra dolencia.

Tratamiento

radiografía artrosis en las manosLo mejor es evitar las situaciones que contribuyen al avance del desgate del cartílago. El tratamiento natural de la artrosis consiste en aprender cuáles son estas situaciones para eliminarlas de la rutina diaria como es el sobrepeso y obesidad, movimientos repetitivos que indicen directamente en el tejido ya dañado, cambio de hábitos alimenticios y en la forma de trabajar. Incluso puede existir una mejora al cambiar de calzado y utensilios del hogar comunes. La cuestión es disminuir el dolor y apaciguar las molestias con el objetivo de hacer la vida del paciente lo más llevadera posible. Además, con esto se evitan efectos secundarios.

Es muy importante la participación activa del especialista al comienzo del tratamiento para fomentar los cambios necesarios que llevarán a una evolución positiva y un entendimiento mayor de la enfermedad.

También hay que realizar ejercicios para fortalecer los músculos asociados a las articulaciones. Cada persona debe tener una tabla personalizada a su constitución y forma física. Un fisioterapeuta debe supervisar todo el tratamiento y evolución.

Y otro aspecto fundamental es la visión del reumatólogo que estudiará si es necesario analgésicos y antiinflamatorios para reducir el dolor y mejorar la calidad de vida. Así como también la recomendación de tomar condroprotectores ya que estos benefician como sucede con glucosamina y sus propiedades y con condroitín sulfato. Sustancias que reducen la inflamación y mejoran en muchos casos la regeneración articular. En los casos más avanzados utilizar infiltraciones de ácido hialurónico para restablecer el líquido sinovial y amortiguar los impactos en el cartílago dañado.

En las personas que tienen un mayor deterioro de la articulación un especialista puede recomendar realizar una cirugía con prótesis.

¿Es posible prevenir la artrosis?

como prevenir artrosisEs muy importante para las personas con riesgo mantener un peso adecuado, evitar el sobrepeso mejora mucho la duración y esquiva el desgate del cartílago mucho. Las personas obesas sufren con mayor intensidad los síntomas de la artrosis.

Además, comer bien, llevar dieta mediterránea, mucha fruta y verdura y eliminar las grasas es fundamental para mejorar la salud general del organismo y proporcionar las sustancias que necesitan los músculos para fortalecerse.

También hay que vigilar los esfuerzos con peso, no coger objetos pesados y hacer ejercicio moderado. Los deportes de contacto o con muchos impactos pueden desencadenar un aumento exponencial de la artrosis en personas jóvenes.

¿Qué debes hacer si crees que puedes tener artrosis?

Lo primero es acudir al médico para que haga una inspección rutinaria. Este evaluará las posibilidades de sufrir los primeros síntomas y enviará al especialista para que haga un estudio completo.

El diagnóstico es realizado mediante radiografía. El radiólogo puede observar la presencia de osteofitos, pequeñas protuberancias en las vértebras y cartílago con forma de espuela (espondilosis deformante). Esto es una evidencia de que existe enfermedad degenerativa. También descubrir pinzamiento del cartílago, mayor espacio articular y geodas subcondrales.

Además es posible realizar una resonancia magnética o un TAC para complementar las otras pruebas y facilitar el diagnóstico de la enfermedad. También la realización de una ecografía de alta resolución puede mostrar las partes blandas del tejido que rodea la articulación y que está siendo dañada, bien mostrando inflamación o con algún tipo de lesión producida por el hueso.

Añadir comentario